Secuela con cambios: Segundas partes siempre fueron buenas

Los progresos son habituales durante un doblete en el mismo circuito. ¿De qué serán capaces ahora los protagonistas del último GP?

Lo vimos en 2020 y todo apunta a que la historia podría repetirse en el Circuito Internacional de Losail. Los dobletes en un mismo circuito son garantía de progreso para la mayoría de los pilotos de la parrilla y dicha circunstancia, al mismo tiempo, acaba derivando en algunas sorpresas de peso y en pilotos que dan un paso adelante para recortar distancias y meterse de lleno en la pelea en el segundo asalto. Dicho escenario podría tener réplica este fin de semana con motivo del Gran Premio TISSOT de Doha, al que varios favoritos llegarán crecidos tras su papel en el primer GP del año, conscientes, en todo caso, de que en MotoGP™ las segundas partes siempre fueron buenas. Eso sí, para todos, por lo que una segunda carrera obliga a todos los favoritos a hacer los deberes y evitar cualquier atisbo de relajación.

Las miradas en Losail se centrarán de entrada, lógicamente, en un Maverick Viñales (Monster Energy Yamaha MotoGP) que llega rearmado moralmente tras su fabuloso triunfo en la primera carrera del año. El de Roses mantuvo la cautela en su discurso, pero también hizo gala de su ambición a las puertas del nuevo GP este mismo jueves durante una rueda de prensa en la que también participaron los pilotos que integraron el último podio junto a Maverick, Johann Zarco (Pramac Racing) y ‘Pecco’ Bagnaia (Ducati Lenovo Team), así como el propio compañero de ‘Top Gun’, Fabio Quartararo, y la dupla del Team Suzuki Estar formada por el actual Campeón del Mundo, Joan Mir, y su compañero, Alex Rins. En el discurso de todos ellos quedó patente la idea de la posibilidad de ver cambios sustanciales debido al esperado progreso de todos los integrantes de la parrilla.

El propio Viñales rehuyó cualquier comentario que hiciera pensar que había podido rayar la perfección durante su última actuación y en vistas al futuro: “Nunca es perfecto, es muy difícil llegar a perfección en todos los circuitos”. “Tenemos que mejorar y hacer algo diferente cada fin de semana. No todos los fines de semana son iguales, ya vimos el año pasado que cuando había un doblete, todo cambiaba mucho”, advirtió el de Roses, que alertó que debían “estar preparados para cualquier situación”. De todos modos, el catalán admitió que cuentan con “un buen potencial”.

Respecto a las aspiraciones de sus rivales, Maverick se mostró claro: todos pueden crecer en el nuevo GP. “Creo que todos los pilotos pueden dar un paso más, nosotros también lo intentaremos. Es muy importante mejorar día a día y seguro que todos los pilotos que están aquí sentados y los del Top 10, serán más rápidos”, aventuró el de Roses antes de señalar un aprendizaje sobre el pasado domingo: “Lo que podemos entender de la primera carrera es que la exigencia de los neumáticos es muy alta y hay que gestionarla muy bien”.

El primer líder del año también valoró que siente una “presión positiva que te motiva” y aseguró que desea “mantener la calma” a pesar de su autoconfianza. Al mismo tiempo, también señaló que Yamaha trabaja para contar con el ‘holeshot’ delantero que tanto ayudaría en las salidas a la M1 y evitó pronunciarse en exceso sobre el retorno de Marc Márquez (Repsol Honda Team). Su punto de vista sobre las gomas fue respaldado por Zarco, que señaló que “el consumo de los neumáticos es difícil de gestionar”, señalando que en la última carrera le ayudó mucho el hecho de rodar tras Bagnaia, que sufrió un mayor desgaste. “Creo que no querrá volver a liderar la carrera para salvar los neumáticos. Es el punto clave: el que lidera la carrera quizá tenga más problemas en la segunda mitad”.

“Nuestro objetivo es ser más rápidos en el final de la carrera y estar en disposición de luchar la carrera y no solo el podio”, señaló con ambición Zarco, que descarta que se trate de un escenario “preocupante” en caso de que ningún piloto de Ducati coseche la victoria en un terreno muy favorable para la Desmosedici GP. Además, el francés tuvo tiempo para recordar sus dudas en 2019, que le hicieron sopesar la posibilidad de regresar a Moto2™. Lejos de respaldar su discurso sobre el liderazgo de la carrera, Bagnaia se mantuvo firme defendiendo su última actuación: “Creo que si consigo ser primero en la primera curva, trataré de hacer lo mismo. Estos días pensaba si era mejor gestionar los neumáticos con un ritmo más lento, pero de haber ido más despacio los pilotos de Yamaha y Suzuki me habrían adelantado para imprimir ellos su ritmo”.

‘Pecco’ reconoció la exigencia del ritmo para la goma trasera y señaló las dificultades con el viento. En todo caso, en la fábrica de Borgo Panigale tienen clara la hoja de ruta tras examinar los datos. “Siguiendo a la Suzuki y la Yamaha hemos entendido cositas que nos ayudarán al fin de semana”, adelantó, recordando también que en vistas al domingo se repite la “previsión de mucho viento” y que llegarán “más preparados”. Sobre la repercusión de los dobletes, también fue claro: “Nunca digas nunca a nivel de resultado. El año pasando las segundas carreras en mismo circuito fueron distintas”. Además, el italiano reivindicó el potencial de la GP21: “Sabemos que el paquete es muy competitivo y la posibilidad de ganar o estar en el podio es muy posible. Este año el objetivo es ser competitivos y constantes en todos los circuitos”.

A las puertas del podio, superado en el último suspiro por las GP21, finalizó Joan Mir, que admitió haber vivido “un fin de semana difícil” después de percibir “muchas dificultades para encontrar el ‘feeling’ adecuado con el tren delantero”. Por fortuna para sus intereses, en Suzuki encontraron “algo interesante” en el Warm Up que le permitió revertir la situación a tiempo. Pese a admitir que no fue su mejor salida, el balear fue capaz de firmar una remontada marca de la casa tras partir 10º para pelear por el podio. Un botín que se le escapó en la recta de meta tras ser “demasiado optimista” al irse largo en la última curva. En todo caso, Mir ya mira hacia la nueva batalla, consciente de la necesidad de mejorar la ‘qualy’ y de “comenzar con el grupo de cabeza y luego gestionar la carrera con ellos”. Además, el ’36’ también precisó que deben mejorar la GSX-RR y recordó que el año pasado ya mostraron “un gran potencial en las segundas carreras” como las vividas en los GP de Estiria y Teruel, por lo que el segundo asalto en Losail le hace “mucha ilusión y no es una desventaja en absoluto”.

También admitió la dureza de la carrera Quartararo, que notó “la caída del neumático trasero” rápidamente pese a tener un buen ritmo tras superar a Jack Miller (Ducati Lenovo Team). El francés quiso positivizar dicha circunstancia, admitiendo que el año anterior habría cedido “muchas posiciones” ante una situación similar, pero esta vez encontró un modo de seguir siendo competitivo “con la frenada”. ‘El Diablo’ también recordó que tienen los datos del ganador y que han detectado algunos puntos en los que fueron demasiado agresivos y en los que buscarán ser ahora más finos. Además, el galo también incidió en su capacidad actual para “hacer grandes adelantamientos”, algo que también pudo mostrar Viñales. “Me siento muy bien estando delante y creo que es algo positivo para nuestra moto”, apuntilló, recordando también que habían introducido excesivos cambios en su M1. La hoja de ruta ahora está mucho más clara.

También persigue encontrar una plena armonía con su moto Alex Rins. Después de verse apeado del Top 5 en la primera carrera, el catalán quiere ir a más y evitar problemas como el sufrido en la salida tras olvidarse de activar el ‘launch control’. “Hicimos una buena carrera, pero al final este sexto puesto no es suficiente. Necesitamos mejorar algunas pequeñas cosas. El objetivo es bastante claro: tenemos buen ritmo y tenemos la máquina que nos permite estar delante, así que hay que mejorar la salida porque mi salida del otro día fue desastrosa. Hay que mejorar la salida y pelear por las primeras posiciones de inicio”, aventuró Rins, que también se mostró expectante por la estrategia que pueda llevar a cabo Ducati. El ’42’ también respaldó el discurso de su compañero Mir recordando que las segundas carreras pueden ser positivas y permitir crecer, adelantando también que ya ha estudiado con su ‘staff’ los puntos donde mejorar. Algo que, seguramente, también habrán llevado a cabo la mayoría de los pilotos. 

Sobre AdmiMmagazine2021

Compruebe también

La lluvia dibuja un escenario imprevisible en Le Mans

La previsión meteorológica anuncia un GP francés pasado por agua y los pilotos de MotoGP™ …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *